ITS

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) se contagian de una persona a otra a través del contacto sexual. Actualmente, existen más de 20 tipos, causadas por más de 30 bacterias, parásitos, hongos y virus.

Las ITS más frecuentes son el herpes genital, la clamidiasis, tricomoniasis, gonorrea, Virus Papiloma Humano y sífilis. Aquí te contamos un poco más de ellas, que afectan tanto a hombres como mujeres.

Clamidiasis: Causada por la bacteria chlamydia trachomatis. ITS afecta al cuello del útero, mientras que en los hombres se desarrolla en la uretra (el interior del pene), sin embargo, en ambos también puede manifestarse en el recto o la garganta.

Tricomoniasis: Es provocada por un parásito protozoario llamado trichomonas vaginalis. Es importante saber que un 70% de los infectados no presentan síntomas y cuando los manifiestan pueden ser entre los 5 a 28 días de haberse contagiado, lo que hace más fácil la posibilidad de transmitir esta ITS a otras personas.

Gonorrea: En el hombre se produce con una inflamación aguda de la próstata y estrechez del conducto de la orina, mientras que en la mujer con una infección que invade el útero, que si no es tratada a tiempo puede ocasionar embarazos ectópicos, es decir, por fuera del útero e infertilidad.

Sífilis: Esta ITS es originada por una bacteria que se transmite por vía sexual o de la madre hacia el feto y produce lesiones cutáneas ulcerosas en los órganos sexuales. En las etapas iniciales puede curarse fácilmente con antibióticos.

Virus Papiloma Humano (VPH): Son un grupo de virus relacionados entre sí, pueden generar verrugas en diferentes lugares del cuerpo y actualmente hay más de 200 tipos, de los cuales cerca de 40 de afectan directamente a los genitales, y otros pueden generar un alto riesgo de desarrollar un cáncer.

A pesar de lo que se esperaría las ITS no han disminuido a lo largo de los años, al contrario, han aumentado. Uno de los motivos fundamentales de este incremento se debe a la cadena de transmisión, esto es, al traspaso de la infección de un individuo a otro cuando uno de ellos tiene una ITS y no utiliza medidas de prevención de enfermedades de transmisión sexual. Esta cadena se multiplica aún más rápido cuando cuando los infectados tienen más de una pareja sexual al mismo tiempo.

Si quieres evitar contagiarte con estas infecciones lo primero que debes hacer es utilizar preservativos en cada encuentro sexual, y también realizarte periódicamente exámenes que detecten posibles ITS.