Fertilidad

Cuando dejamos de utilizar los métodos anticonceptivos para planear un embarazo comenzamos a realizarnos preguntas sobre la fertilidad. Lo primero que debemos tener claro es el concepto de fertilidad, el cual se define como la capacidad de un ser vivo de reproducirse.

En el caso de hombres y mujeres se produce de forma natural cuando un óvulo se fusiona con un espermatozoide al encontrarse en una de las Trompas de Falopio. Cuando esto no ocurre en 12 meses de relaciones sexuales sin protección comenzamos a hablar de infertilidad.

Afecta a hombres y mujeres

Hace unos años, cuando hablábamos de fertilidad sólo lo relacionábamos con las mujeres, sin embargo, esto cambió y se ha tomado conciencia de la realidad, es decir, que es un tema que afecta a ambos géneros, ya sea física como psicológicamente.

El estilo de vida que llevamos afecta directamente en cuán fértiles somos, de hecho es más importante de lo que comúnmente se cree. Estudios indican que el 12% de los casos de infertilidad se debe a mujeres con sobrepeso o bajo peso.

Otro tema importante, es la edad a la que se decide tener hijos, ya que en esta época el embarazo se retrasa por experiencias de vida o razones laborales, y al pasar los 40 años las mujeres tienen un porcentaje de infertilidad que llega al 50%, y en el caso de los hombres presentan un alto riesgo de que sus descendientes tengan enfermedades cromosómicas, aumentando la tasa de abortos espontáneos.

¿Cómo podemos saber cuán fértiles somos?

En el caso de las mujeres se analizan los antecedentes médicos, el ciclo menstrual y el consumo de tabaco, ya que fumar disminuye la fertilidad al afectar la ovulación y reducir la cantidad y calidad del moco cervical.

Respecto a los exámenes hormonales estos se centran en estudiar la hormona folículo estimulante, estradiol y luteinizante, así como también exámenes en el útero para descartar la presencia de miomas, endometriosis y obstrucciones en las Trompas de Falopio.

Para los hombres son dos los exámenes claves. El primero es el espermatograma que mide la cantidad y movimiento de los espermatozoides, el segundo, es el análisis de los conductos de los testículos que conducen los espermatozoides.